Un ministro dice que el próximo objetivo de Israel debe ser matar al líder de Hamás