El primer ministro tailandés descarta dimitir y promete firmeza con los provocadores