Un monitor gigante mantiene en vilo a una familia de Florida