Motines y reyertas en varias cárceles del norte de Brasil dejan 57 presos asesinados