Un móvil evita un suicidio