La muerte a tiros de un hombre en Pensilvania reaviva las protestas antirracistas