Una niña de siete años, la única superviviente al estrellarse un avión en Estados Unidos