Los atentados contra chiíes en varios puntos de Irak dejan más de 60 muertos