Cuando una piedra puede cambiar la frontera entre dos países