Un parto en un autobús atestado de gente en Brasil acaba entre aplausos de emoción para la madre y su bebé