Una mujer iraní, a punto de ser lapidada