Una mujer reconoce que tiró el cadáver de su hija a la basura