Saudíes, marroquíes, libaneses y libios, entre las nacionalidades de las víctimas