Se burlan de ellos por llevar banderas LGTBI y acaban salvándoles la vida en un lago de Estados Unidos