Un nido de ratones en la sección de aperitivos del supermercado