La mayor tormenta del invierno cubre a Nueva York en un espectacular manto blanco