Una niña de dos años convive varios días con el cadáver de su madre