Un niño enfermo de cáncer se convierte en Batman por un día