Un niño de cinco años, desfigurado por un tumor facial