Un niño con autismo es capaz de desarrollar sus habilidades sociales al completo tras conocer a las princesas Disney