Hasta 18.000 niños de entre uno y cuatro años mueren de hambre cada día