Con 15 y 8 años, trabajan de sepultureros junto a su padre excavando tumbas de sol a sol en Siria