Los niños de África podrían ser un 40% de la población más pobre del mundo en 2030