La variante ómicron del covid hace que las celebraciones de Nochevieja se vuelvan a reducir en todo el mundo