Los niños, los más afectados de la medida de EEUU de separarlos de sus familias en la frontera