Notre Dame, dos años después del incendio y con las obras en fase de iniciación