Lágrimas y plegarias por Notre Dame llenan las calles de París