Nueva York acoge una peculiar carrera de bebés