Pablo VI y el arzobispo Romero, nuevos santos