Los obreros portugueses pueden trabajar en estado de embriaguez