Los observadores de la ONU consiguen entrar en la aldea de la matanza