Los países árabes observan con miedo y cautela las protestas populares de Egipto