Olivia Gant no estaba enferma: Su madre la habría asesinado dándole medicinas que no necesitaba y dejándola sin comer