El olor a muerto no era de una fábrica de salchichas