La Ópera de Sídney amanece envuelta en una densa niebla