Así operaba el entramado futbolístico destinado a desviar dinero a Islas Vírgenes