La operadora de Fukushima reconoce que el reactor 1 sufrió un daño mayor al esperado