Unos operarios estadounidenses devuelven a un lobo marino de casi 300 kilos al río Columbia