La oposición en Venezuela pretende obtener una victoria simbólica en la consulta