La oposición egipcia rechaza cualquier diálogo con el régimen de Mubarak