Casado rearma a su PP sin complejos: busca recuperar el voto en una derecha fragmentada