Un niño de dos años es el paciente más joven del mundo con un pulmón artificial