El debate sobre si invitar a Cuba o no centra el arranque de la Cumbre de las Américas