Los países del golfo Pérsico esperan que el presidente yemení renuncie