Los países europeos aumentan las restricciones de cara a las reuniones navideñas