Los palestinos insisten en que Israel paralice los asentamientos como condición previa para negociar