El 'knockout' deja sus primeras víctimas de 2014 en EEUU