El pánico regresa a México tras un terremoto de 7,2 grados