El Papa Francisco monta en el papamóvil a ocho niños refugiados