Una pareja huye para evitar que los servicios sociales se queden con su hijo